Hoja de ruta para fomentar el autoconsumo en la provincia de Valencia

La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético en Valencia ha realizado un estudio del estado normativo de los municipios de la provincia en relación a la promoción de instalaciones renovables para el autoconsumo doméstico. Además, se basan en la ordenanza municipal propuesta por la Diputación de Valencia para que los municipios adapten sus situaciones.

Mediante esta información se pretende visibilizar la hoja de ruta que a nivel municipal puede hacer frente a las actuales crisis climática y del COVID-19 mediante la dinamización de las economías locales y que construyan sociedades bajas en carbono y socialmente justas.

  • La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético en Valencia realiza un estudio sobre el estado normativo de sus municipios respecto a la promoción de instalaciones de energía solar fotovoltaica para autoconsumo doméstico.
  • En marzo fue publicado el borrador de ordenanza municipal de la Diputación de Valencia.
  • Los municipios deben trabajar por adaptar sus normativas y así contribuir localmente a la transición energética y a la lucha contra el cambio climático.

Valencia, 7 de mayo de 2020.- El pasado día 10 de marzo del 2020 la Diputación de Valencia presentó un borrador de ordenanza para que los municipios lideren la transición energética mediante la promoción de instalaciones de autoconsumo de energía solar fotovoltaica. Este documento pretende apoyar a los ayuntamientos para que transiten hacia los nuevos escenarios normativos y ambientales, pues los cambios legales a nivel estatal no habían motivado la adaptación de las ordenanzas a nivel municipal.

Respecto a los avances normativos del autoconsumo, el grupo local de la Plataforma en Valencia ha realizado un estudio para conocer la situación en sus municipios más cercanos. Basándose en el borrador de ordenanza de la Diputación, el estudio clasifica los municipios según estos demanden una Declaración Responsable (DERE) o bien una Licencia. La primera es una simple comunicación al ayuntamiento mientras que la licencia implica análisis detallado por parte de la administración pública y suele conllevar más tiempo y trabajo para los interesados en este tipo de instalaciones de energía renovable.

Además de facilitar la implantación de estas tecnologías, este borrador incluye modificaciones en las normativas tributarias municipales, pues se recomienda incentivar estas tecnologías mediante la reducción temporal de los impuestos municipales ICIO e IBI.

El estudio que presenta la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético se nutre de encuestas respondidas por 27 municipios de distintos tamaños de población. A continuación, se comentan los principales resultados:

Mientras que municipios como Alaquàs, Albalat dels Sorells, Aldaia, Bellreguard, Burjassot o Oliva facilitan las instalaciones y aplican bonificaciones a sus usuarias, ayuntamientos como Alboraya, Alfafar, Almoines, Sueca o Godella no lo ponen fácil a su ciudadanía, haciendo caso omiso de las recomendaciones del IDAE o la Diputación de Valencia.

El 71% de los municipios de menos de 10.000 habitantes encuestados solicitan la Declaración Responsable para la instalación de estas tecnologías, como se recomienda en niveles administrativos superiores. No obstante, estos municipios más pequeños tienen limitada su capacidad de bonificar a sus usuarios, pues solo el 16% aplican estas reducciones en el ICIO o IBI. Por el contrario,  los pueblos y ciudades de más de 10.000 habitantes que piden la Declaración Responsable son sólo el 27%, y aplican algún tipo de bonificación el 41% de los ayuntamientos encuestados.

Algunos de los comentarios registrados durante la fase de recopilación de información del estudio van desde un “Intentamos hacerlo lo más sencillo posible” o “Nuestro técnico puede ayudar” hasta “No damos estas respuestas por teléfono, hay que acudir presencialmente” (ofreciendo sólamente 2 horas a la semana) o “Un proyecto de un arquitecto es imprescindible”.

El caso de la ciudad de Valencia merece un comentario aparte ya que a pesar de contemplar bonificaciones en los impuestos municipales estas requieren de más de 5 kW de potencia instalada, tamaño muy sobredimensionado a las necesidades de una vivienda. De esta forma, es natural que el número de instalaciones ejecutadas y que son bonificadas sea ínfimo. Por suerte, recientemente se ha anunciado que se va a trabajar en adaptar la normativa actual.

Como caso modélico nos encontramos con el Ayuntamiento de Albalat dels Sorells, municipio de 3.944 habitantes donde existe una ordenanza desde hace casi un año que incentiva y clarifica a vecinos y vecinas, además se han realizado campañas informativas, publicitando los incentivos municipales para la implantación de energías renovables. Según nos indican en el escenario pre-COVID, solían atender varias solicitudes semanales de información sobre trámites administrativos.