Alianza por el Clima presenta su propuesta «Madrid 100% sostenible»

Qué: Rueda de Prensa «Propuestas Ciudadanas en el Ayuntamiento de Madrid».

Quién: Juana Egusquiza (12 años), portavoz de Alianza por el Clima, y Pablo Soto, concejal de Participación del Ayto. de Madrid.

Cuándo: Miércoles 16 de noviembre a las 12 a.m.

Dónde: Salón de Actos de la Alcaldía. Palacio de Cibeles. C/ Montalbán 1, 4ª planta. Madrid.

 

La contaminación, hoy, causa la muerte prematura de más de 600.000 niños al año, más que el sida y la malaria juntos. Sólo en Europa, unos 120 millones de niños están expuestos a un aire contaminado por encima de los límites internacionales, y unos 20 millones viven en zonas urbanas que superan en más del doble el nivel máximo recomendado. De septiembre de 2015 a septiembre de 2016, Madrid superó el límite anual de protección para la salud humana que establece la Directiva europea de calidad del aire (40 µg/m3), 86 días.

Hoy a las 12 a.m. Juana Egusquiza, de 12 años, le pedirá a todos los madrileños y madrileñas que el próximo 13 de febrero se lancen a las urnas para votar sí a la propuesta ciudadana Madrid 100% Sostenible que pide al Ayuntamiento el cumplimiento de 14 puntos para conseguir que la capital se convierta en una ciudad más justa y limpia.

La propuesta, impulsada por Alianza por el Clima y avalada ya por miles de ciudadanos solicita, entre otras cosas, la implementación de acciones de movilidad sostenible, la puesta en marcha de programas de eficiencia energética en los centros educativos, la aplicación de medidas de lucha contra la pobreza energética y la revisión de las ordenanzas municipales para el fomento del autoconsumo a través de energías renovables.

En palabras de Juana Egusquiza: «Sólo podremos esperar un buen futuro cuando mejoremos el presente. Este febrero tenemos la oportunidad de dar el primer paso para ponernos en marcha. Les pido a todos los que puedan votar por una ciudad 100% sostenible, que lo hagan».

Alianza por el Clima enfatiza que el cambio climático afecta cada vez más severamente a todas las personas, regiones, ecosistemas y economías; incide negativamente en la salud y en la esperanza de vida de muchas poblaciones, así como en el mantenimiento de diversos sectores productivos y empleos; impacta en la destrucción acelerada de la biodiversidad, y dispara los costes económicos y sociales que muchos países se ven forzados a afrontar para paliar sus efectos.