La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético pide que se prohiba el fracking en España

La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, compuesta por más de 700 activistas y 50 organizaciones sociales, ambientales, sindicales y políticas de ámbito estatal, ha acudido esta mañana a la puerta del edificio donde el lobby profracking Shale Gas España ha realizado una rueda de prensa para justificar el fracking, la fractura hidráulica para extraer gas no convencional, con el fin de mostrar que la sociedad civil rechaza esta práctica porque contribuye al cambio climático, tiene un gravísimo impacto ambiental, contamina los acuíferos y pone en peligro la vida de las poblaciones cercanas.

«Como ciudadanos y ciudadanas no vamos a consentir que con motivo de enriquecer a unas pocas corporaciones privadas, se ponga en peligro la salud y el patrimonio ambiental de toda la sociedad», ha declarado José Vicente Barcia, coordinador de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético.
«Se ha demostrado que el fracking es peligroso e innecesario, y que España además tiene un potencial de energías renovables de primera magnitud. Por ello nos preguntamos ¿en qué sobres el ministro Soria ha visto que la fractura hidráulica sea positiva para la sociedad española?», ha afirmado contundentemente el coordinador de la Plataforma.
Los convocantes de este acto simbólico e informativo han recordado que en Estados Unidos, donde el fracking cuenta con más de un millón de explotaciones, los casos de enfermedades, las explosiones de gas, el envenenamiento del agua por compuestos altamente peligrosos que se inyectan a gran presión en el subsuelo, están generando una gran movilización social que pide de manera urgente que se abandone esta práctica.
«Tenemos motivos más que suficientes para exigir al Gobierno que prohíba el fracking por atentar contra la seguridad ciudadana y ambiental, como ya se ha hecho en otros países, como Francia o Bulgaria», ha enfatizado Barcia, concluyendo que «es perentorio crear un nuevo modelo energético basado en el ahorro, la eficiencia, las energías renovables y la soberanía energética de la propia ciudadanía. Y por todos estos motivos seguiremos movilizándonos».